Jugadores que dejaron huella en Pumas y Cruz Azul

Aquí un recuento de algunos jugadores destacados que han defendido la causa cementera y la universitaria en sus carreras

A través de los años, Pumas y Cruz Azul han forjado una rivalidad importante en el balompié mexicano. Celestres y universitarios han protagonizado épicos episodios en liguillas e incluso han jugado dos finales por el título, pero también han compartido a figuras que en mayor o menor manera han dejado huella en ambas instituciones.

Una de las más grandes leyendas de Cruz Azul, Javier ‘Kalimán’ Guzmán, antes de escribir historia dorada con el conjunto celeste, dio sus primeros pasos en el máximo circuito con los Pumas equipo al que fue cedido de 1963 a 1967 para después erigirse como una de las más grandes glorias de La Máquina al ganar 5 títulos de liga.

Francisco Palencia fue quizá uno de los últimos grandes ídoslos de Cruz Azul, pieza fundamental en el último título de liga cementero y líder de La Máquina que obtuvo el subcampeonato de la Copa Libertadores en 2001. A los 34 años, llegó a Pumas y por su pundonor se ganó a la fanaticada auriazul con la que pudo festejar dos títulos de liga.

Joaquín Beltrán, capitán y referente en el bicampeonato de Pumas en 2004, después de un paso efímero por Necaxa, en 2007 llegaría a Cruz Azul donde se ganó el gafete de capitán y en 2008 jugó las finales de liga que La Máquina perdió ante Santos y Toluca.

Jorge Campos, uno de los más grandes ídolos del futbol mexicano, irrumpió en el máximo circuito con Pumas, fue campeón en la temporada 1990-1991 y ya consagrado llegó a Cruz Azul para el Invierno 1997, el último torneo en el que La Máquina levantó el título, pero el ‘Brody’ vio dicha hazaña desde la banca pues óscar Pérez era el titular.

Gerardo Torrado destacó en 1999 con el Tri que jugó el Mundial sub 20 de y de ahí dio el salto a la selección mayor, con Pumas tuvo muy pocas apariciones y en 2000 emprendió su aventura europea que duró cuatro años. En 2005 Torrado se enroló con Cruz Azul donde jugó 11 años y disputó varias finales de liga sin poderse consagrar campeón.

Francisco ‘Kikín’ Fonseca le dio el bicampeonato a Pumas con un gol en Monterrey y era uno de los consentidos de la afición auriazul. En 2005 causó revuelo su pase a Cruz Azul donde hizo una gran dupla con César Delgado y tras el Mundial de 2006 fue transferido al Benfica.

Desde su llegada a Cruz Azul en 2009, Emmanuel Villa generó impacto inmediato, el ‘Tito’ se coronó campeón de goleo en su primer torneo con 17 tantos. Después de algunos torneos de altibajos, Villa emigró a Pumas para el Apertura 2012 como flamante refuerzo pero sólo firmó tres tantos y terminó el torneo en la banca.

Un gol de Pablo Barrera en el estadio Hidalgo le dio a Pumas en 2009 su sexto título de liga. Tras jugar un aceptable Mundial en 2010, Barrera ‘saltó el charco’ para jugar en Europa y dos años después regresó a México para enrolarse con Cruz Azul donde fue parte del equipo celeste que perdió una increíble final con el América en 2013.

Jaime Lozano, también fue pieza fundamental del bicampeonato de los Pumas de Hugo Sánchez en 2004 y luego de un paso intrascendente por Tigres, llegó a Cruz Azul donde se convirtió en un gran pasador y formó una gran dupla con Emmanuel Villa. Sumó tres subcampeonatos de liga como cementero.

Gonzalo Pineda, también fue parte del equipo bicampeón de Pumas en 2004 y de ahí se proyectó a la selección nacional y fue mundialista en 2006 en el equipo de Ricardo Antonio La Volpe, su paso de Cruz Azul fue discreto y sin trascendencia.